jueves, 13 de diciembre de 2012

Jorge Drexler: "La tecnología es un medio para conseguir resultados estéticos"


El cantautor uruguayo explicó cómo fue el desarrollo de "n", su último álbum lanzado en formato de aplicación que permite al usuario intervenir en la canción.

Por Felix Ramallo
@felixramallo

Si hace ocho años describió a la computadora como una herramienta esencial del cantautor. Hoy Jorge Drexler tal vez podría cambiar a la notebook por una aplicación móvil. El músico uruguayo desarrolló “n”, una app para Android e iOS que presenta tres canciones – o "aplicanciones", como las bautizó – en las que el usuario puede intervenir en las mismas, generando su propia versión de los temas como en una especie de “Elige tu propia aventura” musical y digital.

El proyecto podría resultar toda una rareza para varios músicos. Sin embargo, en Drexler esto parece darse de forma natural. Como si fuese el siguiente paso necesario para mezclar toda su fascinación por la métrica y el uso de la tecnología a favor de la canción.



De hecho, “n” tiene sus raíces ancladas en el mundo 2.0, ya que de la participación de Drexler en Twitter nació la idea madre que terminaría formando la aplicación. En la red social, el músico muestra su fascinación por la poesía, twitteando casi siempre en versos. Esto generó un ida y vuelta con sus seguidores, quiénes también le escribían de la misma forma.

“Uso Twitter como un taller poético. Allí tengo un diálogo con una especie de taller donde se proponen escribir de forma poética con versos palíndromos y cosas que empiezan a rozar la combinatoria. Así surgió el primer ejercicio combinatorio con un tipo de verso: la sextina, que es un compendio de una estructura de 36 versos donde el final termina en palabras que van cambiando de lugar. Esa misma noche me encontré con unos amigos que hacen aplicaciones y me dijeron: ‘¿no te gustaría hacer algo con una canción?’ y les conté que estaba trabajando con unas canciones combinatorias”, relata el cantautor desde España.

Según Drexler, lanzar está app “es una aventura estética”. “La posibilidad de decir que la tecnología en este caso no es un fin en sí mismo, sino que es un medio para conseguir resultados estéticos. Lo principal de este proyecto no es tanto el hecho de que sea una app, sino que es una canción líquida, mutable, que se puede intervenir por el oyente en su cotidianeidad al llevar el celular o tablet a todos lados, como lo era antes con un libro”, sostiene.