martes, 1 de noviembre de 2011

Charly García en el Gran Rex: Como ir a misa


El Charly García del sábado pasado en el Gran Rex está lejos de aquel Charly Say No More. Ese que era tan genial como impredecible y que coqueteaba de cerca con la muerte. Tampoco es el Charly García de aquel mítico recital subacuático en Vélez. Ese que estaba torpe y en mal estado, pero vivo.
Este es un Charly García en rehabilitación. Uno que vuelve a tocar el piano, uno que vuelve a cantar y uno que sabe exprimir al máximo su prolífera carrera.
La lista de temas del show pasó de una joya a otra. Dividido en tres bloques, Charly pasó por temas de toda su carrera. Empezó con Instituciones, esa canción mítica incluida en el tercer disco de Sui Generis. Siguió con éxitos como “Pasajera en trance”, “Rezo por vos” y “Yendo de la cama al living”.
García se movió por todo el escenario. Tenía un piano a la izquierda, un teclado al medio y un moog a la derecha. Cuando Charly se reposaba en el piano, el Negro García López se apoderaba del escenario. Si el hombre del bigote bicolor es el DT, el Negro es el capitán de “The Prostitution”, la banda que formó con Kiuge Hayashida en guitarra, Carlos González en bajo, Toño Silva en batería, Rosario Ortega en coros, el Zorrito Von Quintiero en teclados, Fernando Samalea en xilofón, bandoneón y unos maniquies que disparaban samples y un trío de cuerdas liderado por Alejandro Terán.
"Influencia" le dio fin a la primera parte. Durante el intervalo se pasaron imágenes de la película el Perro Andaluz mientras la voz de Graciela Borges resonaba por el teatro diciendo frases de canciones de García.
El segundo acto no fue apto para cardíacos. Desde Como conseguir chicas sonó esa gran canción que es Fantasy. Al toque siguió con “Alicia en el país” y la emoción se hizo presente en casi todos los espectadores. “No soy un extraño” se vio opacada por el volumen excesivo del loop que disparaba el Zorrito. Dedicó “Cuchillos” a Mercedes Sosa y arremetió con otro tema que lleva también su marca: “Inconsciente colectivo”. El combo “Promesas sobre el bidet” - “Perro andaluz” fue demasiado para los fanáticos que no podían creer lo que estaban viviendo.
“Gracias por venir y un aplauso para mi representante que se queda con toda la guita”, lanzó un ácido García antes de despacharse con “Rasguña las piedras” y que el Gran Rex se transformara en un inmenso fogón.
Si el bloque anterior tenía una gran carga emotiva, ni hablar entonces de la seguidilla “Desarma y sangra”, “Eiti Leda” y “Fanky”. Tal vez un perfecto resumen en tres canciones de toda la carrera de García.
El fin parecía llegar. Los créditos aparecieron en pantalla mientras sonaba la versión rockera que el músico hizo del Himno Nacional y porque el público "se portó bien" -García dixit-, volvió a escena para regalarnos una versión de “Piano Bar” y el segundo himno nacional: “Canción para mi muerte”.
Fue un recital en donde las canciones tomaron otra dimensión. Cada tema fue un ritual. Si para algunos Charly es Dios, lo que se vivió el sábado fue como ir a misa.

Lista de temas: Instituciones / Pasajera en trance / Rezo por vos / Yendo de la cama al living / Necesito tu amor / Hablando a tu corazón / Influencia / Fantasy / Canción de Alicia en el país / No soy un extraño / Estoy verde / No llores por mi Argentina / Cuchillos / Inconsciente colectivo / Promesas sobre el bidet / Perro andaluz / Rasguña las piedras / Desarma y sangra / Eiti leda / Funky/ Piano Bar / Canción para mi muerte