miércoles, 6 de abril de 2011

Devendra Banhart en Niceto: el auténtico hippie-chic

El cantante venezolano-estadoundiense se presentó con su banda The Grogs por segunda vez tras cinco años de ausencia en el país.


Si alguien tenía la imagen mental de Devendra Banhart como un pseudo hippie, roñoso, de barba y pelos largos, paso a comentarles que eso ya no es así.
El venezolano-yankee hoy está muy lejos de esa imagen. Cambió sus trapos viejos por una campera de cuero a la última moda y el pelo y esa barba frondosa pasaron a mejor vida. Eso sí, lo que parece no haber cambiado es su personalidad.
Divertido, hiperquinético y porque no, un poco loco. Así se lo vió al subir al escenario de un Niceto colmado con una cola para entrar que rodeaba toda la manzana del local para eso de las nueve de la noche. Sí, mucha gente.
La línea de bajo de “I Feel Just Like A Child” inició al recital, pegadita a dos de los mejores temas de su último disco “Baby” y “Angelika”.
Una versión mucho más lenta de “At The Hop” generó la primera gran ovación de la noche y el enganche con otro de sus temas más sentidos, “Brindo”, en donde el cantante relata un brindis a un amor “tan raro, tan de repente”, formó un combo no apto para corazones con agujeritos.

"Brindo", en vivo en Niceto, 5 de abril de 2011


Pero Devendra no está solo en esta travesía. Lo acompañan cuatro hombres que son pilares de su sonido. Noah Jefferson, primera guitarra, es el Dr. Watson del cantante, su mano derecha artística. Tanto es así, que el próximo disco de Banhart estará tocado solo por ellos dos. Greg Rogove, es uno de esos bateristas que, de existir, se recibiría con honores de una academia dirigida por Ringo Starr; junto al bajista Tod Dalhoff, arman esa base sólida que es tan importante para toda banda. Pero el comodín del grupo es Rodrigo Amarante, ex miembro de Los Hermanos (banda brasileña que tuvo un temita que por ahí conocen, ¿les suena Ana Julia?) y actual líder de Little Joy, un guitarrista que toma el micrófono e interactúa con el público sin ningún temor.
Y es en temas como “Bad Girl” en donde se disfruta a la banda en un cien por ciento. Donde cada uno cumple con su rol a la perfección y alcanzan uno de los momentos más altos de la noche.
El recital de Banhart da lugar para todo: desmayos, groupies brasileras descontroladas por el artista, y también, una especie de recital a la carta.
“Voy a tocar treinta segundos de una canción que me pidió una chica, que creo que su nombre era Lucía. Esta canción es para vos”. Suenan los primeros acordes de “Santa Maria de la Feira” y el público enloquece. “Ya no me acuerdo más, ¿alguno quiere otro tema por 30 segundos?”, lanzá cómplice el cantante. Una lluvia de gritos indescifrables comienzan y Banhart empieza a interactuar con su gente como si estuviese tocando en un bar. Alguien le pide “Luna de margarita”, un tema de Simón Díaz que grabó en su cuarto disco Cripple Crow, y Devendra se niega a tocarla. “Ese tema lo grabé para que vayas y te comprés un disco de él, así que voy a tocar un tema mío” y así dispara los primeros acordes de “A Sight To Behold”, un himno para sus fanáticos.
Luego de este pasaje en solitario, Banhart se despide con lo más rockero de su repertorio: la genial (e interminable) “Seahorse”, la funky “Lover” y la setentosa “Rats”. Para la hora de los bises, Devendra Banhart retorna - en cuero - para entonar “Hey Mama Wolf” y “Carmencita”, rematando un final a puro baile.
“Me caso”, comenta tajante una chica mientras el cantante saluda a su público. Pensamiento de muchas calculo. Por suerte soñar es gratis.

A continuación el video de "Bad Girl" en vivo en Niceto el 5 de abril de 2011:


No hay comentarios: