sábado, 30 de abril de 2011

Coca Monte de Vetamadre: "Sigo porque amo lo que hacemos"


Algunos le podrían llamar banda de culto, otros una banda en ascenso. Lo cierto es que a Vetamadre no le importan las etiquetas, sino la música. No por nada, la banda viene peleando en el under local hace ya casi 15 años de manera totalmente independiente.
Luego de cuatro discos de estudio y uno en vivo, el cuarteto integrado por Julio Breshnev, en guitarra y voz, Coca Monte en bajo, Martín Dejean, en teclados y rhodes y Federico Colella, en batería, decidió crear un álbum que sea un nuevo punto de partida. Tres años les llevó terminar OTROviaje, un disco que busca ser una experiencia, no una actividad pasajera. “OTROviaje ofrece un audio distinto y una propuesta original, es una música sincera y alternativa a lo que se entiende por rock nacional”, explica Monte.
Sí ya es difícil a priori hacer música en este país, hacerlo sin una compañía detrás se vuelve una odisea. Pero en tiempos en donde la industria discográfica está en crisis, la independencia puede ser el camino correcto.
Para Monte las discográficas “en Argentina son un desastre. No conocen el concepto de catálogo. Vendían discos e imponían músicas con los medios como socios y el público como cómplices. No eran ni son artistas, solo comercializaban con música”.
Para Vetamadre sería muy difícil firmar con una multinacional en caso de que fuesen llamados. “La condición seria que solo vendan los discos y confíen en nuestro criterio y rumbo. No lo hicimos antes y ahora me parece que ya no puedo contestar, tengo otra cabeza formada”, sostiene el bajista.
A pesar de las distintas trabas en el camino, el cuarteto está intentando cruzar las fronteras y editar en México. “Es muy difícil, pero creemos que puede funcionar”, aclara Monte. “De todos modos creo que en Argentina hay muchas bandas y músicos muy buenos que nadie conoce. Creo que vienen grandes tiempos para el rock”.

- Si tuvieras que elegir tres temas que definan a Vetamadre, ¿cuáles serían y por qué?
- Elegiría “Líbérenme” (de Libérenme), porque cuando la tocamos se crea un estado de tensión increíble; “Acá” (de Veratravés) porque me emociona y “Éxtasis” (de OTROviaje) porque es el Vetamadre versión 2011.

- ¿Qué es lo que te hace seguir en pie en el camino de la música a pesar de todos los problemas que hay en el medio para un artista independiente?
- Si no hago música me muero, si no voy a la sala de ensayo a verme con los Veta también. Amo tocar el bajo y mi público me parece maravilloso, siento que me quieren y valoran lo que hacemos. Nací para hacer esto y sigo porque amo lo que hago. Creo que se llama pasión.

Vetamadre se presenta el sábado 30 de abril en el Samsung Studio.

Te dejamos a continuación los videos de los tres temas que eligió Coca Monte:

Libérenme, en vivo en La Trastienda:


Acá, en vivo en The Roxy Live:


Éxtasis:

lunes, 25 de abril de 2011

Dig Down Deep, nuevo disco de Vandaveer


Si Divide and Conquer se destacaba por sus arreglos simples, Dig Down Deep trata de abrirse camino como la obra más producida de Vandaveer.
En su tercer disco, el dúo estadounidense decidió repartir los roles en sus canciones. Mientras que en sus anteriores trabajos la guitarra marchaba al frente, en este álbum le cede su lugar preponderante al piano o a los arreglos de cuerdas. Eso sí, el papel protagónico se lo sigue robando la perfecta combinación vocal de Mark Heidinger y Rose Guerin.
El disco abre con los acordes de "Dig Down Deep”, una canción folk de cabo a rabo, con un estribillo que da envidia y que pide repetición en un loop constante.
En “Concerning Past and Future Conquests”, Heidinger relata sobre amores pasados mientras una base de cuerdas dirigen la canción. Llegado el turno de “As a Matter of Fact”, el piano decide rebelarse y abandonar su perfil tímido para liderar un tema que pide ser el soundtrack de cualquier bar de mala muerte.
Mientras que “The Nature of our Kind” aparece como el hit nato del disco, “Spite” descubre un folk sombrío y poderoso, muestra otra cara de la banda. Un Vandaveer que rockea sin usar distorsión, con guitarras densas y un coro final que le da el toque épico a la canción.
Ya redondeando el final, se despachan con “AOK” un tema de aires tristes y tal vez una de las canciones más complejas y mejor logradas de la banda. Pero acá es cuando el dúo comete el error de regrabar “The Waking Hour” en una versión mid-tempo y atmosférica que no aporta nada salvo certificar que su versión original es cien veces mejor.
“Dig Down Deep” es un disco que afianza a Vandaveer como banda, que se anima a dar pequeños cambios que no alteran su esencia. Esa que hace a la banda grandiosa: su simpleza.

Podés descargar el disco acá:

"Dig Down Deep" de Vandaveer


"AOK" de Vandaveer

miércoles, 6 de abril de 2011

Devendra Banhart en Niceto: el auténtico hippie-chic

El cantante venezolano-estadoundiense se presentó con su banda The Grogs por segunda vez tras cinco años de ausencia en el país.


Si alguien tenía la imagen mental de Devendra Banhart como un pseudo hippie, roñoso, de barba y pelos largos, paso a comentarles que eso ya no es así.
El venezolano-yankee hoy está muy lejos de esa imagen. Cambió sus trapos viejos por una campera de cuero a la última moda y el pelo y esa barba frondosa pasaron a mejor vida. Eso sí, lo que parece no haber cambiado es su personalidad.
Divertido, hiperquinético y porque no, un poco loco. Así se lo vió al subir al escenario de un Niceto colmado con una cola para entrar que rodeaba toda la manzana del local para eso de las nueve de la noche. Sí, mucha gente.
La línea de bajo de “I Feel Just Like A Child” inició al recital, pegadita a dos de los mejores temas de su último disco “Baby” y “Angelika”.
Una versión mucho más lenta de “At The Hop” generó la primera gran ovación de la noche y el enganche con otro de sus temas más sentidos, “Brindo”, en donde el cantante relata un brindis a un amor “tan raro, tan de repente”, formó un combo no apto para corazones con agujeritos.

"Brindo", en vivo en Niceto, 5 de abril de 2011


Pero Devendra no está solo en esta travesía. Lo acompañan cuatro hombres que son pilares de su sonido. Noah Jefferson, primera guitarra, es el Dr. Watson del cantante, su mano derecha artística. Tanto es así, que el próximo disco de Banhart estará tocado solo por ellos dos. Greg Rogove, es uno de esos bateristas que, de existir, se recibiría con honores de una academia dirigida por Ringo Starr; junto al bajista Tod Dalhoff, arman esa base sólida que es tan importante para toda banda. Pero el comodín del grupo es Rodrigo Amarante, ex miembro de Los Hermanos (banda brasileña que tuvo un temita que por ahí conocen, ¿les suena Ana Julia?) y actual líder de Little Joy, un guitarrista que toma el micrófono e interactúa con el público sin ningún temor.
Y es en temas como “Bad Girl” en donde se disfruta a la banda en un cien por ciento. Donde cada uno cumple con su rol a la perfección y alcanzan uno de los momentos más altos de la noche.
El recital de Banhart da lugar para todo: desmayos, groupies brasileras descontroladas por el artista, y también, una especie de recital a la carta.
“Voy a tocar treinta segundos de una canción que me pidió una chica, que creo que su nombre era Lucía. Esta canción es para vos”. Suenan los primeros acordes de “Santa Maria de la Feira” y el público enloquece. “Ya no me acuerdo más, ¿alguno quiere otro tema por 30 segundos?”, lanzá cómplice el cantante. Una lluvia de gritos indescifrables comienzan y Banhart empieza a interactuar con su gente como si estuviese tocando en un bar. Alguien le pide “Luna de margarita”, un tema de Simón Díaz que grabó en su cuarto disco Cripple Crow, y Devendra se niega a tocarla. “Ese tema lo grabé para que vayas y te comprés un disco de él, así que voy a tocar un tema mío” y así dispara los primeros acordes de “A Sight To Behold”, un himno para sus fanáticos.
Luego de este pasaje en solitario, Banhart se despide con lo más rockero de su repertorio: la genial (e interminable) “Seahorse”, la funky “Lover” y la setentosa “Rats”. Para la hora de los bises, Devendra Banhart retorna - en cuero - para entonar “Hey Mama Wolf” y “Carmencita”, rematando un final a puro baile.
“Me caso”, comenta tajante una chica mientras el cantante saluda a su público. Pensamiento de muchas calculo. Por suerte soñar es gratis.

A continuación el video de "Bad Girl" en vivo en Niceto el 5 de abril de 2011: