miércoles, 1 de septiembre de 2010

La magia de la canción


En los últimos años mis oídos fueron buscando la grandeza del sonido en lo simple. Hablo de transmitir con lo más mínimo. Me empezó a fascinar como con una instrumentación mínima se puede producir en un ser humano tremendas emociones, sensaciones. Estoy hablando de eso en lo que Los Beatles ya se habían recibido con diploma de honor, hablo de la magia de la canción.
Hoy en día el formato canción esta pisando fuerte, sobre todo gracias a la nueva ola folk con bandas como Fleet Foxes o Kings of Convenience, las que recogieron grandes críticas de los principales medios especializados alrededor del mundo.
En nuestro país la situación es muy similar. La escena under parió una camada de bandas y cantautores que se focalizaron en esta ciencia de la canción. Son artistas que absorvieron tanto de los trovadores inoxidables (Nick Drake, Leonard Cohen, etc.) como de todo el rock de los 90’s, pasan de Sui Generis o Almendra a Radiohead sin tapujos.
Esta generación logró un cruce generacional al mezclar sin miedo los viejos vinilos gastados de sus padres con el último mp3. Este amplio abanico de influencias se ve plasmado en el sonido de estos músicos que logran mezclar el folk y el rock de manera completamente natural, algo así como un fogón pero con ipod.

A continuación un par de bandas que exponen este sonido:

Devendra Banhart: un hippie en el año 2010. Tiene carisma, lindas canciones y varias dosis de vaya uno a saber que tipo de psicotrópicos. Este año lanzó su último disco y primero para una multinacional “What Will We Be” a través de Warner. Crítica del disco acá.



Juan Ravioli: muchos le señalaron sus sesgos spinetteanos pero al respecto dijo: “Me gusta mucho menos de lo que piensan”. Canciones firmes con muchas atmósferas y la perfección sonora como máxima pretensión. Suele tocar con grandes figuras del under porteño como Flopa, Pez o Valle de Muñecas. Tiene dos discos en su haber: Álbum para la juventud Volúmen 1 y 2. Crítica de los discos acá.



Ariel Minimal: el cantante de Pez en su faceta solista mostró uno de los mejores álbumes nacionales de la última época. “Un día en el maravilloso mundo de Ariel Minimal” es un tributo al fogón con canciones acústicas e intimistas. También lanzó “Ese impulso superior” a dúo con Florencia Ruiz siguiendo la misma línea. Otro disco sin desperdicio y una mezcla tan inesperada como homogénea.





Vandaveer: un trovador y su guitarra junto a una excelente vocalista dieron un disco perfecto de principio a fin. Divide and Conquer es capaz de curar cualquier oído. Crítica del disco acá.



Fleet Foxes: los más populares de esta “nueva ola” folk. Cinco tipos con barbas largas, grandes arreglos vocales y canciones con olor a bosque.



Lisandro Aristimuño: las máximas influencias del patagónico son Radiohead y Spinetta. Ahora a eso que se imaginen que pueda llegar a sonar, agréguenle folklore. Para escuchar abajo, para leer más acá.



El trío de Omar Rodríguez López: el guitarrista de Mars Volta recluto a su novia, la cantante Ximena Sariñana y logro un disco impecable. Melancólico por demás, Ciencia de los inútiles debería ser un disco obligado para pasar en las radios en las noches de invierno. Crítica del disco acá.



Little Joy: Rodrigo Amarante, el guitarrista y cantante de Los Hermanos (esos que hicieron un temita llamado Ana Julia, no sé si lo ubican) con Fabrizio Moretti, baterista de The Strokes y la cantante Binki Shapiro se hicieron amigos en un festival. El brasilero fue a Estados Unidos a colaborar con Devendra Banhart para su disco “Smokey Rolls Down Thunder Canyon” y terminó grabando uno propio. Con canciones cortas y alegres en su mayoría, el disco obtuvo grandes elogios de los principales medios.



Nick Drake: el trovador maldito tal vez. Este genial cantautor es un secreto que pasa de boca en boca a través de generaciones pese a no haber tenido nunca una enorme popularidad. Una gran influencia para muchos de los artistas folk de esta última década.



Sui Generis: que decir del dúo más grande que dió este país. La magia de Charly, la simpleza de Nito y canciones que sonarán en el inconsciente hasta el fin de los tiempos.



Kings of Convenience: Son noruegos y están catalogados como los Simon & Garfunkel de está época. Dos muchachos que le cantan a la vida con sus guitarras.



1 comentario:

Luli De Stéfano dijo...

Tu primer parrafo me hizo recordar una frase de un librito de los Beatles, de Badia, que hoy empecé a leer. Y la frase decía lo siguiente: "A menudo se olvida que la música es energia en movimiento, y que la energía proviene de las personas. Y que la mezcla de las energias es tan única como las personas."
Nosé, me dieron ganas de contartelo! jajaj

Muy lindo el blog Felix!
Besotee!