miércoles, 29 de septiembre de 2010

Vetamadre en el ND Ateneo: Un viaje sin fin


Una lámpara tenue al medio, velas a los costados y un par de inciensos eran lo único que adornaba el escenario del ND Ateneo. La ambientación perfecta para empezar el viaje electroacústico que proponía Vetamadre.
Julio Breshnev entra al escenario con una guitarra acústica en mano, se sienta en un pequeño sillón y busca la posición más cómoda para arrancar con los acordes de “Para qué”. El cantante y guitarrista juega con su voz, por momentos susurra al oído, por otros, cala los huesos.
Continúa con Sin dudar, un gran tema perdido por su primer disco Ruido del mundo, el que va mutando hasta convertirse en los versos de “Fake Plastic Trees” de Radiohead. Pero la transformación va más allá, vuelve a la raíz (mejor dicho, vuelve a la veta madre) cuando arrancan los acordes de “Nada el tiempo”. Y como bien reza la canción “nada es mejor que estar unidos”, por lo que no hay mejor excusa para que se vayan sumando uno a uno los demás miembros de Vetamadre, Federico Colella en batería, Martín Dejean en rhodes, sintetizadores y teclado y Coca Monte en bajo.
El set acústico estuvo basado en temas de su segunda placa, Libérenme. “Casi todo” y “Ser humano”, dejaron la distorsión de lado en su reversión acústica pero no por ellos su potencia; mientras que temas como “Amanecer ciego” o “Sueño circular” cobraron otra dimensión al ser tocados en su hábitat natural.
La noche contó con un estreno, el tema “Cada vez más (hondo)” de su quinto disco de estudio OTROviaje, que verá la luz este 25 de noviembre. “Tiempo perdido”, del mismo disco, pasó en una versión casera con guitarra y cajón peruano únicamente. Llegado el último golpe al cajón, el escenario queda vacío. Esa lámpara tenue se apaga y los inciensos ya se encontraban completamente consumidos. La intriga empieza a florecer...
En un instante, se levanta un segundo telón de fondo que escondía la versión rockera de Vetamadre. Comenzaba la segunda parte del viaje, el Vetamadre a 220 mhz.
Junto a Tery Langer de Carajo arrancan este set eléctrico con “Saldrás hombre” y “Weird Fishes” de Radiohead, un cover que ya se volvió costumbre para los fanáticos. Luego el punteo de “No me ves” le da inicio a una de sus canciones más logradas. Un estribillo poderoso, un bajo resonante, una guitarra urgente y solo de sintetizador; Vetamadre en estado puro.
Para "ir completando la historia" - como bien dijo Monte - suenan las nuevas “A veces” y “Éxtasis” ; se cuela una versión muy rockera del clásico de Charly García, "Adela en el carrusel", que sorprende a más de uno y para rematar el momento, el himno de la banda, “Ruido del mundo”.
El final llega de la mano del último tema del futuro OTROviaje. Una intro emotiva y pegadiza por demás, un estribillo que conmueve y un final perfecto, en donde cada instrumento va abandonando la canción hasta dejar a Dejean y su piano solos terminando el viaje, que parece no tener fin, que sigue, resonando en nuestras cabezas hasta "La mañana después".

A continuación un video de Sin dudar/Fake Plastic Trees/Nada el tiempo en vivo en el NDAteneo:


Video de "A veces" en vivo en el NDAteneo:

viernes, 24 de septiembre de 2010

Plagios: Vol II


Otro viernes de plagios y esta vez más 2.0 que nunca. ¿Por qué? Porque esta vez no son las canciones las que fueron copiadas, sino los videos de dichas bandas. Estamos hablando del caso de El Bordo y The Vines. La banda de los hermanos Kurz lanzó en 2007 Yacanto, su disco más crudo y rockero. De este álbum se desprendieron varios cortes de difusión, entre ellos uno de los más reconocidos llamado La banda. Cuando vi este video en mi televisor hace ya varios años, la alarma de "plagio" empezó a sonar.
Es que claro, cinco años antes hubo una banda que la pegó mucho. Eran unos australianos con pinta rotosa y de bañarse cada 29 de febrero. Se llaman The Vines y uno de los hits de su segundo disco del 2004 fue Ride, el que tenía un video que es muy parecido al de El Bordo. ¿O el de El Bordo es muy parecido al The Vines? Ya me mezcle, fíjense ustedes.

La banda - El Bordo:



Ride - The Vines:


martes, 21 de septiembre de 2010

Lados b Hits Wonder


Muchas de las bandas graban miles de canciones a la hora de componer un disco, de esas miles solo un puñado terminan viendo la luz. ¿Qué se hace con todos esos temas que sobraron? Muchas veces quedan en la nada, otras son retomados en futuros discos y en la mayoría son editados en los singles del disco como lados b.
Vaya uno a saber porque estos temas no entraron en la formación final del álbum, pero esto resulta muy peculiar en varios casos de canciones que terminaron siendo grandes hits y no fueron incluidas en ningún disco oficial.
Por lo que empecé a buscar en las profundidades de mi mente y se me vino el caso de tres de las bandas contemporáneas más grandes: Pearl Jam, Radiohead y Red Hot Chili Peppers.
En el caso de los oriundos de Seattle dos de sus mayores éxitos no corresponden a ningún álbum oficial. Yellow Ledbetter, tal vez una de las canciones más conocidas de Pearl Jam después de Alive, fue editada en el single de Jeremy y Last Kiss, es un cover de Wayne Cochran del '62 que grabaron como regalo de navidad para su club de fans y terminó siendo otro de sus temas mas populares. Ambos clásicos indiscutidos y temas infaltables en vivo.





Radiohead es una de esas bandas que cuenta con miles de lados b, pero hay uno en especial que logró convertirse en un clásico para sus seguidores. Es el tema True Love Waits, empezó a ser tocado en vivo antes del lanzamiento de Ok Computer y muy frecuentemente durante lo que fue la gira de presentación de Kid A y Amnesiac. La única versión oficial de la canción se encuentra grabada en vivo en su disco I Might Be Wrong: Live Recordings.



Por su parte, los RHCP también cuentan con un gran catalogo de lados b, siendo sus casos más resonantes los de Soul To Squeeze y Fortune Faded. El primero un tema que quedó afuera de Blood Sugar Sex Magik y llego a ser más masivo que otros singles de la misma época como fue Breaking the Girl o Suck My Kiss. Esta canción terminó formando parte de la banda sonora de la película Coneheads. Fortune Faded, es un lado b de las sesiones de By the Way y fue incluido en su segundo disco de grandes éxitos y lanzado como corte.




viernes, 17 de septiembre de 2010

Plagios Entrecanciones: Vol I


Los plagios renacen, pero esta vez pasan de su modelo radiofónico, en lo que supo ser el gran programa Causas Perdidas, a esta versión virtual. Sí, vuelven los parecidos de las canciones más sorprendentes e inimaginables (?).
Y para empezar acordes al clima primaveral, el debut de los plagios en Entrecanciones se da en clave reggae. Peter Tosh, Sublime y los argentinos de Riddim comparten mucho más que estilos musicales (no tanto en el caso de Sublime, que se caracteriza justamente por su mixtura de géneros) sino que los tres tienen en común una melodía en particular.
Pero basta de palabrerío y escuchen ustedes mismos los estribillos de las tres canciones y comprueben el parecido entre ellas:

Watcha Gonna Do - Peter Tosh: El tercer tema de su histórico disco Legalize It, editado en 1976.


Caress Me Down - Sublime: Canción perteneciente a su álbum más exitoso del año 1995, titulado igual que la banda. El disco se iba a llamar Killin' It, pero debido a la muerte de su cantante Bradley Nowell antes de la salida del mismo decidieron nombrarlo simplemente Sublime.


Hey Bredda - Riddim: El primer single de su nuevo álbum Donde brilla el sol editado en 2009.


De ninguna manera se esta acusando de plagio a cualquiera de los artistas, solo se destaca el parecido entra las canciones.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Cada palabra, otro sentido


Mis ojos están paralizados contra la ventana viendo como pasa este día gris, nefasto. El viento sopla tan fuerte que más que alerta de granizo tranquilamente podría haber alerta de baldosas. Los paraguas hacen acrobacias contra sus dueños. En otras palabras, un clima apocalíptico.
Pero en mis auriculares sonaba algo mágico, único. “Son cuatro casas sin ventana, cuatro cadáveres que van a renacer de entre los muertos, las visiones del final”. Una voz tenue canta esas palabras, un sintetizador que le hace las veces de sostén.
Estoy hablando de la genial Tango en segunda de Sui Generis. Un tema perdido en esa maravilla musical que es Pequeñas anécdotas sobre las instituciones, ese disco que marcó el principio del fin.
Y que decir de este dúo, de la genialidad de Charly, de la simpleza de Nito, de la mezcla perfecta que eran. Pero no es eso solo; es la canción, es el momento justo e indicado. Es ese momento en donde todos los planos se cruzan y cada palabra cobra un sentido nuevo, donde cada sonido se vuelve eterno, donde la canción se eleva y te eleva. “Es una loca sin mañana, es una lágrima en el pan, así es la loba que me cuida cuando empiezo a despegar”.
Sigue lloviendo pero ya no importa. Ahora suena una canción veinte años más joven. Juan Ravioli toca Desde mi puerta al fin del mundo y la guitarra se siente como si estuviese al lado mío, sus susurros calan los huesos. La misma historia se repite, cada palabra cobra otro sentido, cada sonido se vuelve eterno.
Y la lluvia ya es parte del todo, un instrumento más, otro ingrediente del momento.

jueves, 9 de septiembre de 2010

Nuevo corte de Kings Of Leon


Tres hermanos y un primo aparecieron con sus pelos largos y barbas descuidadas allá por el año 2000 bajo el nombre de Kings Of Leon. Lanzaron un disco urgente y sureño, "Youth and Young Manhood", que contaba con un hit como "Red Morning Lights" y sirvió como puntapie inicial para que la historia de los Followill empezará a despegar. Su segundo disco, "Aha Shake Heartbreak", los consolidó como una gran banda de rock y finalmente dejaron de tener la etiqueta de "promesa" en la frente.
Con "Because of the times" hubo un cambio radical tanto en su apariencia como en su sonido. Se cortaron el pelo, se compraron una Gillette y dejaron la campera de jean rota por chalecos muy elegantes. Por otra parte, su música fue tomando un rumbo más oscuro, más experimental, en cierto punto emparentado con el rock alternativo.
Pero fue finalmente con "Only By The Night" donde alcanzaron una madurez sonora y llegaron a un público masivo gracias a hits radiales como "Sex On Fire" o "Use Somebody".
Su nuevo disco "Come Around Sundown" tiene fecha de salida para el mes de Octubre y ya se puede conocer su nuevo single "Radioactive". Acá abajo el video oficial del mismo. ¿Qué opinan?





miércoles, 1 de septiembre de 2010

La magia de la canción


En los últimos años mis oídos fueron buscando la grandeza del sonido en lo simple. Hablo de transmitir con lo más mínimo. Me empezó a fascinar como con una instrumentación mínima se puede producir en un ser humano tremendas emociones, sensaciones. Estoy hablando de eso en lo que Los Beatles ya se habían recibido con diploma de honor, hablo de la magia de la canción.
Hoy en día el formato canción esta pisando fuerte, sobre todo gracias a la nueva ola folk con bandas como Fleet Foxes o Kings of Convenience, las que recogieron grandes críticas de los principales medios especializados alrededor del mundo.
En nuestro país la situación es muy similar. La escena under parió una camada de bandas y cantautores que se focalizaron en esta ciencia de la canción. Son artistas que absorvieron tanto de los trovadores inoxidables (Nick Drake, Leonard Cohen, etc.) como de todo el rock de los 90’s, pasan de Sui Generis o Almendra a Radiohead sin tapujos.
Esta generación logró un cruce generacional al mezclar sin miedo los viejos vinilos gastados de sus padres con el último mp3. Este amplio abanico de influencias se ve plasmado en el sonido de estos músicos que logran mezclar el folk y el rock de manera completamente natural, algo así como un fogón pero con ipod.

A continuación un par de bandas que exponen este sonido:

Devendra Banhart: un hippie en el año 2010. Tiene carisma, lindas canciones y varias dosis de vaya uno a saber que tipo de psicotrópicos. Este año lanzó su último disco y primero para una multinacional “What Will We Be” a través de Warner. Crítica del disco acá.



Juan Ravioli: muchos le señalaron sus sesgos spinetteanos pero al respecto dijo: “Me gusta mucho menos de lo que piensan”. Canciones firmes con muchas atmósferas y la perfección sonora como máxima pretensión. Suele tocar con grandes figuras del under porteño como Flopa, Pez o Valle de Muñecas. Tiene dos discos en su haber: Álbum para la juventud Volúmen 1 y 2. Crítica de los discos acá.



Ariel Minimal: el cantante de Pez en su faceta solista mostró uno de los mejores álbumes nacionales de la última época. “Un día en el maravilloso mundo de Ariel Minimal” es un tributo al fogón con canciones acústicas e intimistas. También lanzó “Ese impulso superior” a dúo con Florencia Ruiz siguiendo la misma línea. Otro disco sin desperdicio y una mezcla tan inesperada como homogénea.





Vandaveer: un trovador y su guitarra junto a una excelente vocalista dieron un disco perfecto de principio a fin. Divide and Conquer es capaz de curar cualquier oído. Crítica del disco acá.



Fleet Foxes: los más populares de esta “nueva ola” folk. Cinco tipos con barbas largas, grandes arreglos vocales y canciones con olor a bosque.



Lisandro Aristimuño: las máximas influencias del patagónico son Radiohead y Spinetta. Ahora a eso que se imaginen que pueda llegar a sonar, agréguenle folklore. Para escuchar abajo, para leer más acá.



El trío de Omar Rodríguez López: el guitarrista de Mars Volta recluto a su novia, la cantante Ximena Sariñana y logro un disco impecable. Melancólico por demás, Ciencia de los inútiles debería ser un disco obligado para pasar en las radios en las noches de invierno. Crítica del disco acá.



Little Joy: Rodrigo Amarante, el guitarrista y cantante de Los Hermanos (esos que hicieron un temita llamado Ana Julia, no sé si lo ubican) con Fabrizio Moretti, baterista de The Strokes y la cantante Binki Shapiro se hicieron amigos en un festival. El brasilero fue a Estados Unidos a colaborar con Devendra Banhart para su disco “Smokey Rolls Down Thunder Canyon” y terminó grabando uno propio. Con canciones cortas y alegres en su mayoría, el disco obtuvo grandes elogios de los principales medios.



Nick Drake: el trovador maldito tal vez. Este genial cantautor es un secreto que pasa de boca en boca a través de generaciones pese a no haber tenido nunca una enorme popularidad. Una gran influencia para muchos de los artistas folk de esta última década.



Sui Generis: que decir del dúo más grande que dió este país. La magia de Charly, la simpleza de Nito y canciones que sonarán en el inconsciente hasta el fin de los tiempos.



Kings of Convenience: Son noruegos y están catalogados como los Simon & Garfunkel de está época. Dos muchachos que le cantan a la vida con sus guitarras.