sábado, 26 de enero de 2013

Covers inesperados Vol. III

Algunos tenemos un fanatismo por los covers. Ese preciso momento en el que un artista decide rendirle tributo a otro colega cantando una de sus canciones. Muchas veces los temas se mantienen en el estilo original, otros, por el contrario, lo amoldan a su mundo musical. Algunos tocan canciones de bandas que fueron una influencia directa en su música y otros homenajean a artistas que nunca nadie pensó que formarían parte de su discoteca.

En esta oportunidad, Entrecanciones te trae otros cuatro covers de canciones que no esperabas escuchar de estos artistas:

- Fink - In Bloom (Cover de Nirvana)

Los ingleses de Fink llevaron a su terreno este clásico de la banda de Kurt Cobain. Tan solo utilizando guitarra y voz, el grupo de Fin Greenall le rinde tributo a este tema de Nevermind, sin olvidar que para tocar un tema de Nirvana siempre es necesario apretar el pedal y dejar que la distorsión haga su magia.



- Foo Fighters - Darling Nikki (Cover de Prince)

La banda liderada por Dave Grohl podría tener un compilado propio de covers inesperados. Desde interpretaciones de With Arms Wide Open de Creed a Band On The Run, de The Wings, Foo Fighters cuenta con un gran catalogo de covers. En esta oportunidad, realizan su propia versión del éxito de Prince, Darling Nikki.



- AFI - Just Like Heaven (Cover de The Cure)

Si se tiene en cuenta el sonido actual de la banda, realizar un cover de The Cure resulta más que natural. Pero partiendo de que nacieron como una banda de hardcore, la elección de este tema se merece el ingreso a este compilado. El grupo también cuenta con covers de Morrisey y David Bowie, entre otros.



- The XX - You've Got The Love (Cover de Florence + The Machine)

Se trata del cover de un cover. La banda inglesa The XX le rinde tributo a la versión de Florence + The Machine del tema de The Source. El grupo grabó una versión de estudio del tema y durante Glastonbury 2010 la tocaron en vivo por primera vez junto a Florence Welch.




jueves, 13 de diciembre de 2012

Jorge Drexler: "La tecnología es un medio para conseguir resultados estéticos"


El cantautor uruguayo explicó cómo fue el desarrollo de "n", su último álbum lanzado en formato de aplicación que permite al usuario intervenir en la canción.

Por Felix Ramallo
@felixramallo

Si hace ocho años describió a la computadora como una herramienta esencial del cantautor. Hoy Jorge Drexler tal vez podría cambiar a la notebook por una aplicación móvil. El músico uruguayo desarrolló “n”, una app para Android e iOS que presenta tres canciones – o "aplicanciones", como las bautizó – en las que el usuario puede intervenir en las mismas, generando su propia versión de los temas como en una especie de “Elige tu propia aventura” musical y digital.

El proyecto podría resultar toda una rareza para varios músicos. Sin embargo, en Drexler esto parece darse de forma natural. Como si fuese el siguiente paso necesario para mezclar toda su fascinación por la métrica y el uso de la tecnología a favor de la canción.



De hecho, “n” tiene sus raíces ancladas en el mundo 2.0, ya que de la participación de Drexler en Twitter nació la idea madre que terminaría formando la aplicación. En la red social, el músico muestra su fascinación por la poesía, twitteando casi siempre en versos. Esto generó un ida y vuelta con sus seguidores, quiénes también le escribían de la misma forma.

“Uso Twitter como un taller poético. Allí tengo un diálogo con una especie de taller donde se proponen escribir de forma poética con versos palíndromos y cosas que empiezan a rozar la combinatoria. Así surgió el primer ejercicio combinatorio con un tipo de verso: la sextina, que es un compendio de una estructura de 36 versos donde el final termina en palabras que van cambiando de lugar. Esa misma noche me encontré con unos amigos que hacen aplicaciones y me dijeron: ‘¿no te gustaría hacer algo con una canción?’ y les conté que estaba trabajando con unas canciones combinatorias”, relata el cantautor desde España.

Según Drexler, lanzar está app “es una aventura estética”. “La posibilidad de decir que la tecnología en este caso no es un fin en sí mismo, sino que es un medio para conseguir resultados estéticos. Lo principal de este proyecto no es tanto el hecho de que sea una app, sino que es una canción líquida, mutable, que se puede intervenir por el oyente en su cotidianeidad al llevar el celular o tablet a todos lados, como lo era antes con un libro”, sostiene.

sábado, 5 de mayo de 2012

Cinco novedades musicales de principio de año

Después de mucho tiempo sin publicar nada, Entrecanciones renace para mostrarte un par de estrenos musicales de este lado del mundo y también del otro. Regresos de bandas, unpluggeds, singles y videos en el costado de la ruta son algunas de las novedades que podrán encontrar más abajo.

Soundgarden - Live to Rise
"The Avengers" no solo rompió récords de ventas en cines alrededor del mundo, sino que también trajo un estreno de la banda liderada por Chris Cornell. Tras reunirse nuevamente en 2010 y lanzar un compilado de éxitos, Live to Rise es el primer tema nuevo de la banda. Riff pesado, verso y estribillo con mucha melodía y un solo característico de la banda. The 90's are back.



Ariel Minimal/Flopa Lestani - ¿Cuánto más tengo que pagar?

El dúo lanzó el año pasado el Reducción de daños, un EP de cuatro canciones que regalaron a través de Internet. Ahora, el regalo vino del otro lado. Bajo el concepto de crowdfunding, pidieron a los fans financiación para poder editar el disco. Y claro que lo lograron. Durante todos los jueves de mayo, estarán presentando en Ultra el nuevo álbum bautizado La piedra en el aire. Abajo un adelanto:



Asaf Avidan - Different Pulses
Se convirtió en un predilecto de Entrecanciones. El israelí se separó de su banda The Mojos y lanzó un gran disco y DVD online acústico, grabado en vivo en un hangar perdido por Tel Aviv. Ahora vuelve al estudio con un nuevo disco y este es el adelanto que dejó Avidan desde su cuenta de Facebook. El tema toma una línea más expermimental pero no alcanza la calidad de viejas canciones. De todas maneras, siempre vale la pena escucharlo.




Lisandro Aristimuño - Elefantes
El cantautor regresó con Mundo Anfibio, su nuevo disco de estudio. Elefantes, es para mi el mejor tema y el que abre el disco. Un aire irish, variaciones de tempo y todo prensado en menos de tres minutos. El álbum cuenta con colaboraciones de Ricardo Mollo e Hilda Lizarazu, entre otros.




Florence + The Machine - Jackson
La cantante grabó el clásico recital acústico para MTV. El mismo cuenta con mayoría de canciones de Ceremonials, su último disco y una colaboración de lujo: Josh Homme, de Queens Of The Stone Age.

domingo, 5 de febrero de 2012

Cinco temas random para empezar la semana

Entrecanciones inaugura el 2012 con un top 5 totalmente aleatorio para encarar el lunes con sonidos nuevos. Lejos de Michel Teló y todo esa música que pasan en los paradores, te traemos canciones para actualizar tu mp3 y pelearle al calor. Porque el rock no se toma vacaciones.

Noel Gallagher's High Flying Birds - "Everybody's On The Run"
El flamante disco solista del ex Oasis arranca con está canción. Guitarras levemente distorsionadas, teclados que se llevan el protagonismo y un estribillo sin fin. Un tema que resume fielmente el estilo del álbum.



Pez - "Lo interesante es por afuera"
Lejos, el mejor disco de la banda de Ariel Minimal desde Los orfebres (2007) . Tal vez el disco más pesado de Pez, con la base sonora bien al frente y la voz en un segundo plano. "Lo interesante es por afuera" es un tema para sacudir la cabeza durante los tres minutos que dura de principio a fin.



Adele - "That's It, I Quit, I'm Moving On"
Esta vez el elegido no es ningún tema de su gran segundo disco, 21 ni de su álbum debut, 19. El elegido es el cover de Sam Cook que suele realizar en vivo durante las giras. La versión se puede encontrar en la edición deluxe de 19, junto a otras grabaciones en vivo de temas como "Chasing Pavementes" o "My Same".



Asaf Avidan and The Mojos - "Her Lies"
Una canción impresionante para una de las mejores voces de estos últimos años. Y no exagero si digo que es Robert Plant con un toque de Janis. Si no me creen, clickeen abajo y dejense llevar por el gran Asaf.



Fink - "Perfect Darkness"
Su último disco lleva el mismo nombre que está canción. Un tema ideal para días de lluvia. Guitarra española, loops rítimicos y la voz de Fink que por momentos cala los huesos.


jueves, 22 de diciembre de 2011

Un remador del rock

A los 19 años vivió un éxito fugaz con su grupo Cosméticos en los 80. Actualmente, Julio Breshnev toca en Vetamadre hace más de quince años. Hace meses lograron su pico más alto abriendo para Aerosmith. Cómo mantenerse en el camino de la música a pesar de no vivir de eso.

La mayoría de las personas cuando se cruza a alguien por la calle lo saluda agitando la mano. Él no. Te ve de lejos y levanta la mano también, pero te hace cuernitos. Los cuernitos del rock. Esos que popularizó el gran Ronnie James Dio, gracias a que su abuela le enseño que de esa manera se alejaban las malas vibras. La mayoría de las personas también tienen entrevistas de trabajo. Él tiene zapadas en salas de ensayo en donde el CV se ve en carne propia.
Tampoco todo el mundo es un músico con más de veinticinco años de trayectoria, ni tiene una banda con seis discos editados. Tampoco todo el mundo lo conoce, porque su grupo lleva la etiqueta de banda de culto, esa que se usa para aquellas que son un secreto bien guardado a punto de explotar pero que nunca se sabe cuándo.
Él es Julio Breshnev. Edad: 46 años Profesión: cantante y guitarrista.
Junto a Coca Monte, Federico Colella y Martín Dejean hace más de quince años que comandan Vetamadre, una banda de rock alternativo que cuenta con cinco discos de estudios y uno en vivo, nominado como mejor producción del año para los premios Gardel 2008. En 2010 sacaron Otroviaje, un disco que marca una nueva etapa en el grupo con un sonido poderoso y melódico al mismo tiemp. A fines de 2011 se encargaron de telonear nada más y nada menos que a Aerosmith en el Estadio Único de la Plata.
Y ahí estaba Julio Breshnev. Parado en el medio del escenario con su Gibson SG colgando, moviendo sus brazos, girando sus ojos de lado a lado y clavándose en el público. Ahí estaba el cantando para casi 25000 personas teniendo en cuenta la hora que era, con su chiva kilométrica y su pelo por los hombros enmarañado moviéndose con el viento. Ahí estaba Vetamadre, tal vez, en uno de los puntos más altos de su carrera.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Catupecu Machu en el Luna Park: Reinventarse les sienta bien


En la historia de Catupecu Machu los cambios, tanto musicales como humanos, son una constante. Desde la salida de Abril Sosa, pasando por el accidente de Gabriel Ruíz Díaz al reciente éxodo de Javier Herrlein en batería y Fausto Lomba, manager histórico de Catupecu, la formación de la banda siempre fue mutando.
Pero como ellos suelen decir, todo queda entre amigos. Por eso hace unos años se sumó Sebastián Cáceres en bajo y guitarras y hace meses Agustín Rocino, ex bajista de Cuentos Borgeanos pero esta vez para ocupar su lugar detrás de los parches. Con esta nueva formación grabaron “El mezcal y la cobra” y ayer lo presentaron en vivo en el Luna Park.
Catupecu toca fuerte. Muy fuerte. Los temas de “El mezcal y la cobra” cobran una dimensión más rockera, suenan menos producidos. En especial la batería se escucha mucho más al frente que en el disco.
Sebastián Cáceres, con bajo en mano, corre por todo el escenario. Lejos de el músico tímido que parecía en los primeros shows con la banda, en la actualidad por momentos recuerda a la energía que ponía en vivo Gabriel Ruíz Díaz. Macabre por su parte, se mantuvo sólido durante todo el recital, destacándose en las segundas voces que le hacía a Fernando Ruíz Díaz.
Por otro lado, el foco estaba puesto sobre Agustín Rocino en su nuevo rol de baterista. Lejos de las sorpresas, cumplió con su deber sin sobresaltos. Eso sí, le imprimió un toque propio tocando con una batería muy particular con dos hi-hats y los platos a gran altura.
Pero el eje de toda la maquinaría Catupecu es el mayor de los Ruíz Díaz. Fernando en vivo explota. Es una subibaja de emociones. Por momentos grita y corre por todo el escenario. Por otros se emociona y se queda sin palabras. Sólo cierra los ojos y se deja llevar, ya sea por los gritos de ánimo para su hermano Gabriel (que estuvo presente en el Luna Park casi todo el recital) o en la energía que le brindaban coreando sus canciones.
Durante el recital no solo aprovecharon para tocar temas de su flamante disco, sino también para reflotar canciones que no sonaban hace mucho como la muy festejada “Gritarle al viento” y “Grandes esperanzas”, ambas pertenecientes a Cuadros dentro de cuadros. Al día de la fecha algo que a Catupecu Machu no le falta son éxitos. Tal es así que se dan el lujo de despacharse con “A veces vuelvo” en el principio del recital.
“Es gracioso lo que pasa con las canciones, uno nunca sabe que va a pasar. Como con este tema que lo escribí después de una resaca atómica y terminó siendo un hit”, cuenta en modo storyteller Fernando Ruíz Díaz antes de arrancar con "Magia veneno" y desatar el primer gran pogo de la noche.
Más tarde, en uno de los puntos más altos de la noche, la banda abandona a Ruíz Díaz quien se despacha a capella con una emotiva versión de “Hay casi un metro al agua” y de “Persiana americana” de Soda Stereo, dedicada a su hermano y a Gustavo Cerati. “En el verano del 94 íbamos con Fausto, nuestro anterior manager, en el auto por la costa y yo tenía una grabación en cassete de 'Hay casi un metro al agua' sin letra, solo cantada con esas onomatopeyas que usamos los músicos. Me acuerdo de decirle a Fausto, 'te imaginas que algún día la gente cante ésta canción'”, cuenta para deleite del público.
Terminado ese momento íntimo, vuelve la versión completa de Catupecu a escena con “Metrópolis nueva”, su último hit. Recuperan una joya como “Eso espero” de aquel disco bisagra que fue Cuentos decapitados y para la hora de tocar “Plan B: Anhelo de Satisfacción”, suben los ya habitués Walas y Tordo de Massacre a interpretar el tema de su autoría.
Continúan con la clásica explosión que genera “Dale!” con todo el Luna Park a 80 cm del piso y el tándem "Origen extremo"/ “Y lo que quiero...” con Zeta Bosio de invitado. “Musas” de su último disco fue la elegida para cerrar el recital con un clima introspectivo, contrario a como es costumbre.
Catupecu Machu mostró en el Luna Park que a pesar de los cambios la esencia es la misma y que reinventarse a ellos les sienta bien. Porque como dice el refrán, "lo que no te mata te fortalece".

martes, 1 de noviembre de 2011

Charly García en el Gran Rex: Como ir a misa


El Charly García del sábado pasado en el Gran Rex está lejos de aquel Charly Say No More. Ese que era tan genial como impredecible y que coqueteaba de cerca con la muerte. Tampoco es el Charly García de aquel mítico recital subacuático en Vélez. Ese que estaba torpe y en mal estado, pero vivo.
Este es un Charly García en rehabilitación. Uno que vuelve a tocar el piano, uno que vuelve a cantar y uno que sabe exprimir al máximo su prolífera carrera.
La lista de temas del show pasó de una joya a otra. Dividido en tres bloques, Charly pasó por temas de toda su carrera. Empezó con Instituciones, esa canción mítica incluida en el tercer disco de Sui Generis. Siguió con éxitos como “Pasajera en trance”, “Rezo por vos” y “Yendo de la cama al living”.
García se movió por todo el escenario. Tenía un piano a la izquierda, un teclado al medio y un moog a la derecha. Cuando Charly se reposaba en el piano, el Negro García López se apoderaba del escenario. Si el hombre del bigote bicolor es el DT, el Negro es el capitán de “The Prostitution”, la banda que formó con Kiuge Hayashida en guitarra, Carlos González en bajo, Toño Silva en batería, Rosario Ortega en coros, el Zorrito Von Quintiero en teclados, Fernando Samalea en xilofón, bandoneón y unos maniquies que disparaban samples y un trío de cuerdas liderado por Alejandro Terán.
"Influencia" le dio fin a la primera parte. Durante el intervalo se pasaron imágenes de la película el Perro Andaluz mientras la voz de Graciela Borges resonaba por el teatro diciendo frases de canciones de García.
El segundo acto no fue apto para cardíacos. Desde Como conseguir chicas sonó esa gran canción que es Fantasy. Al toque siguió con “Alicia en el país” y la emoción se hizo presente en casi todos los espectadores. “No soy un extraño” se vio opacada por el volumen excesivo del loop que disparaba el Zorrito. Dedicó “Cuchillos” a Mercedes Sosa y arremetió con otro tema que lleva también su marca: “Inconsciente colectivo”. El combo “Promesas sobre el bidet” - “Perro andaluz” fue demasiado para los fanáticos que no podían creer lo que estaban viviendo.
“Gracias por venir y un aplauso para mi representante que se queda con toda la guita”, lanzó un ácido García antes de despacharse con “Rasguña las piedras” y que el Gran Rex se transformara en un inmenso fogón.
Si el bloque anterior tenía una gran carga emotiva, ni hablar entonces de la seguidilla “Desarma y sangra”, “Eiti Leda” y “Fanky”. Tal vez un perfecto resumen en tres canciones de toda la carrera de García.
El fin parecía llegar. Los créditos aparecieron en pantalla mientras sonaba la versión rockera que el músico hizo del Himno Nacional y porque el público "se portó bien" -García dixit-, volvió a escena para regalarnos una versión de “Piano Bar” y el segundo himno nacional: “Canción para mi muerte”.
Fue un recital en donde las canciones tomaron otra dimensión. Cada tema fue un ritual. Si para algunos Charly es Dios, lo que se vivió el sábado fue como ir a misa.

Lista de temas: Instituciones / Pasajera en trance / Rezo por vos / Yendo de la cama al living / Necesito tu amor / Hablando a tu corazón / Influencia / Fantasy / Canción de Alicia en el país / No soy un extraño / Estoy verde / No llores por mi Argentina / Cuchillos / Inconsciente colectivo / Promesas sobre el bidet / Perro andaluz / Rasguña las piedras / Desarma y sangra / Eiti leda / Funky/ Piano Bar / Canción para mi muerte

viernes, 14 de octubre de 2011

El quinto Beatle

Los productores tienen un papel cada vez más fuerte en el sonido de una banda. A qué se dedican y cómo es el trabajo de las personas que dirigen la creación de un disco.

Por Felix Ramallo

Puede sonar anticuado o hasta romántico. Pero agarren su disco preferido. Ábranlo. Saquen el librito y vayan a las últimas páginas. Es probable que una maraña de créditos y agradecimientos llenen las hojas. Busquen donde dice “Producido por”. Anoten ese nombre, porque tiene mucho que ver en el resultado final del álbum.
No por nada muchos reconocen como el quinto Beatle a George Martin, su mítico productor. Es que muy pocos lo deben notar pero el trabajo de estos hombres cumple un rol fundamental en el sonido de un disco. “Es como ser el capitán de un barco, sos el responsable de llevar adelante un proceso creativo. Para eso tenés que tener el respeto y la credibilidad de los músicos con los que trabajás”, explica Matías Méndez, más conocido como El Chávez, productor de Gustavo Cordera, Sancamaleón, Andando descalzo, entre otros. “Es un mix musical y psicológico”, añade el ex baterista de Árbol.
Aunque parezca raro, es vital que se mueva el diván al estudio de grabación. “Uno está a cargo de lo artístico y de lo emotivo también. Hay mucho afecto cruzado. Todos tienen su visión de la música y de su instrumento. Si bien en cada banda hay como un líder, hay que escuchar a todos. Una idea buena puede salir de cualquier integrante”, comenta Juanchi Baleirón, cantante y guitarrista de Los Pericos y productor de varios de los principales discos de los últimos años como “Sistema nervioso central” de Estelares o “El mamut” de Massacre. “La línea entre ser más productor que psicólogo es flexible y firme a la vez. Contenedora pero adaptable. Yo estudié psicología y tengo una visión empapada y conocimiento básico. Pero la experiencia pesa mucho en estos temas”, agrega Baleirón.

La relación entre productor y banda también puede ser conflictiva. Muchos egos juntos luchando por una creación personal, sumado a un tercero que entra, opina y dirige, parece ser la ecuación perfecta para un potencial caos. Pero esto es parte del juego. “Básicamente ese es mi rol , ser el 'de afuera', el que tiene una visión más objetiva de lo que está pasando. La banda que decide llamar a un productor está abriendo el juego a un actor externo , es el abc”, sostiene El Chávez.

Por el contrario, Manza Esaín, lider de Valle de Muñecas y productor fetiche del nuevo indie argentino (Les Mentettes, Coiffeur, entre otros) no adopta una posición distante. “En general, trato de opinar como si fuese un integrante más del grupo, no de imponerme ni de dejar todo en manos de la banda”.

El trabajo de producción de un disco implica una entrega total. Lejos de los horarios de oficina, dentro el estudio el tiempo es un concepto que no existe. “Yo no miro el reloj, es todo el día”, resume Baleirón. “El trabajo es con dedicación total. Por eso cuando me involucro lo hago con el corazón, porque me gusta y el poco tiempo que tengo lo quiero poder dedicar por completo”, explica. Al ser un trabajo tan arduo, la elección de la banda a producir no es casual. “Hacer un disco lleva mucho tiempo y muchísima energía, así que si no hay onda con la banda es una pesadilla. Por eso elijo bandas que, más allá de que suenen bien o mal, me parezca interesante lo que generan”, comenta El Chávez.

Cada productor tiene sus métodos para empujar al artista a dar lo mejor de sí y conseguir el mejor disco posible. Pero, ¿qué características no pueden faltarle a un productor? “Haber escuchado mucha musica y haberla analizado conciente o inconcientemente es primordial”, afirma Esaín. “Conocer los medios técnicos con los que se trabaja también. Saber escuchar, tener tacto para saber cuando hablar y cuando callar, y para darse cuenta si el artista ya dio todo lo que tenia para dar o si hay que empujarlo un poco más”, agrega el líder de Valle de Muñecas. Para Baleirón, el productor debe ser “completito”. Eso no implica que debe tener “un conocimiento enloquecido de música y de arreglos. Hay que saber tercerizar también, buscar un ingeniero de confianza en caso de no poder hacer uno mismo el trabajo. El productor tiene que tener la visión macro. Ingenieros hay muchos buenos, repertorios también. Vos tenés que poder sacar lo mejor de la banda”.

De eso se trata el labor de los productores. De potenciar a un grupo, de llevarlos hasta el límite. Para algunos no son más que ese nombre que aparece en las últimas hojas de los discos, para otros son grandes figuras a las que le rinden culto cada vez que apretan play.